jueves, 4 de febrero de 2010

Loud Flash. Punk británico sobre papel




"No hay futuro" gritaron hace casi medio siglo desde la rebeldía y la crítica antisistema. Su estética y la música los acabaron convirtiendo, a su pesar, en "movimiento" y hoy en día instituciones de todo el mundo dedican espacio al análisis de su ideología y formalismo. El MUSAC ( León, España ) se suma a las mismas con una exposición compuesta por objetos procedentes de la colección privada del artista y punk Toby Mott. Una muestra que, desde la política al arte o la música, analiza el legado y pervivencia de un movimiento que, por el contrario de lo que consignaba, aún no ha muerto.


Nacido a mediados de los años 70 en Gran Bretaña, la primera correspondencia del Punk será musical, con un trasfondo de transgresión que calará posteriormente en diversos estratos de la cultura. Así, la actitud anti-convencionalismos del movimiento pronto se dejará sentir en ámbitos como la moda o la literatura en los países industrializados, donde la decepción por un sistema de consumo basado en la producción, el capital y la repetición, culpable de desigualdades y descontentos, será objeto de la anarquía punk. Y en este contexto se sitúa "Loud Flash", una muestra que supone "un retrato cautivador de una época histórica de la cultura popular británica, los amargos años de la posguerra tardía".

"Loud Flash. Punk británico sobre papel" es un proyecto que comprende tres actuaciones: la muestra propiamente dicha, donde podrá verse una selección de objetos y carteles, entre otros; la edición de algunas reproducciones de los carteles expuestos; y un seminario dedicado a la estética del punk y su presencia actual que se llevará a cabo los días 27 y 28 de marzo. La exposición ha sido posible gracias a Toby Mott, quien ha cedido una parte de su extensa colección conformada por carteles de conciertos, fanzines, flyers y diversos objetos que ha ido recopilando a lo largo del tiempo. Una muestra que pretende constituirse en retrato de una parte de la historia del país origen del movimiento, Gran Bretaña, de una forma inmediata y muy visual, y constatar la pervivencia de este legado en la actualidad. 

La influencia del Punk en el imaginario visual colectivo y en los ideales de artistas y músicos es una realidad que ahora la exposición revisa, por medio del conjunto que supone cada una de estas tres líneas de actuación. Junto a imágenes icónicas de Jamie Reid y Linder Sterling pueden visionarse los objetos seleccionados, contextualizando el movimiento en su momento político. Una narración que se completa con un legado visual puesto bajo la lupa de un museo por primera vez en España y que se acompaña por un fin de semana dedicado a la estética del punk y de la edición especial, a cargo de Scott King, de las reproducciones de cinco de los pósters vistos en la muestra, a los que han puesto letra Simon Ford, Susanna Greeves, Caroline Greville-Morris, Toby Mott, Tom Vague y Matthew Worley.

Noticia extraída de www.artelista.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada