viernes, 21 de mayo de 2010

JONATHAN MEESE.Arte incómodo.



El arte contemporáneo ha sido a lo largo del siglo XX una válvula de escape para miles de artistas con necesidad de reivindicar opiniones personales, luchar contra patrones pre-establecidos, alzar la voz a favor de unos o en contra de otros y un largo etcétera.

Han pasado años, pero poco ha cambiado o quizás sí: nuestros países se rigen por el llamado valor de la democracia, las mentes se abren, los artistas se comercializan, el arte mueve sumas indecentes de dinero. Pero detrás de toda esta fachada, muchos artistas disconformes con lo que les rodean, críticos con los poderes establecidos y las sociedades materialistas, no callan. Hablan con la pintura, la fotografía, el vídeo, la escultura y tantas otras formas artísticas para que cada uno de nosotros tome el tiempo de reflexionar, de hacer un parón en su vida y mirar hacia fuera sin huir.



El arte contemporáneo alberga de todo: desde ideas renovadas, lucha social, sueños frustrados pasando por poesía y también chorradas magistrales. Ahí radica su fuerza, en hacer que todo, absolutamente todo, sea posible y pueda ser considerado arte. Muchos se entusiasmarán con algunas propuestas y otros muchos rechazarán las demás, eso es la democracia del arte.

Jonathan Meese
, artista alemán, también pone todo su imaginario al servicio del arte contemporáneo y claro, el CAC de Málaga no quería desperdiciar la oportunidad de enseñarnos una de la voces más interesantes del arte actual alemán. 3XC= CIRCUSSYS CERAMICUSSUS CALIGOLOSSOZ (Once upon a time in Fort Knoxoz) es el nombre que da título a la exposición variopinta de Jonathan Meese que cuenta con pinturas, collages, fotografías, proyecciones de performances, esculturas y un conjunto insólito de cerámicas.
Un artista todoterreno que se define a sí mismo como un exorcista cultural y si bien es verdad que cuesta poner una etiqueta a su obra, sí admite que tiene su inspiración en el expresionismo alemán. Como no podía ser de otra manera, Jonathan Meese aborda todo tipo de temas como la obsesión, el caos, el desconcierto, la decadencia, el desencanto de la religión, el sexo, la belleza, la basura... pero lo hace a su manera, recurriendo a alusiones figurativas de personajes históricos alemanes como Wagner o Hitler, actores y actrices de Hollywood, cómics o películas de terror.

No os creáis que ahí queda la cosa, porque el propio Jonathan Meese es parte fundamental de su obra y si no, echad por favor un vistazo a sus collages en los que asume distintas actitudes para llevarlas al terreno de lo grotesco y lo ridículo (por ejemplo en su serie de collages y fotografía, Dr. Gomilk).
El autorretrato le sirve de elemento esencial para adoptar múltiples personalidades y sugerirnos a su vez variadas facetas de un mismo personajes así como su propia implicación en su entorno.  



Noticia extraída de Notodo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada