miércoles, 21 de noviembre de 2012

ESPACIO Y PROFUNDIDAD (IV)

El espacio pictórico es la representación de un espacio o profundidad ficticia realizada en una superficie bidimensional con ayuda de diversos medios gráficos.
Sea plano, profundo o ambiguo, el espacio pictórico es siempre ficticio.
Determinadas disposiciones de líneas, formas, tonos y texturas en la superficie de dibujo son capaces, sin embargo de activar la percepción del mundo tridimensional que lleva a cabo nuestro sistema óptico.
Si conocemos cómo inferimos de lo que vemos una configuración y un espacio tridimensional, podremos utilizar esa información para que la imagen grafiada de un objeto se manifieste plana o volumétrica.
Podemos proyectar la imagen hacia el observador o en dirección opuesta hacia el fondo del dibujo, como también establecer y dilucidar en una superficie bidimensional la relación de tridimensionalidad que vincula los objetos.
Se emplea el vocablo “perspectiva” para expresar las impresiones visuales que acompañan a nuestra percepción de la profundidad en una superficie continua.
De todas las modalidades de perspectiva o recursos gráficos, se pueden deducir las siguientes como las más eficaces para inducir en el dibujo la ilusión de espacio y profundidad:
• Continuidad del contorno.
• Perspectiva dimensional.
• Posición en vertical en el campo de visión.
• Perspectiva lineal.
• Perspectiva ambiental.
• Perspectiva con indefinición.
• Perspectiva con textura.
• Cambio de textura y de separación de líneas.
• Transición entre luz y sombra.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada